top of page

Javier Antón: «Caer en un trabajo que se sale totalmente de mi zona de confort es un regalazo»

Actualizado: 12 ago 2023


El actor Javier Antón (cortesía)
El actor Javier Antón (cortesía)


Belén Nebot / Claudia Peña. Castellón.



Javier Antón (Santurce, 1980) es actor e interpreta al policía Fernando Luengo en la película Delfines de plata, ya en cines. Tiene carrera en programas de televisión, en teatro y un poco en cine. Acaba de aterrizar en el mundo digital y está «encantadísimo».


¿Te ha gustado desde siempre el mundo de la interpretación?

— Cuando tenía 11 años y medio vi la película de Tarde de perros en La 2, que es un peliculón. Al Pacino atracaba un banco y era un ser imperfecto cometiendo un error, eso fue lo que más me llamó la atención. No era algo edulcorado, prefabricado… Era la verdad, ¡la puta vida! (ríe).


Delfines de plata


La película se basa en una novela de Félix García Hernán, ¿te leíste el libro para prepararte el personaje?

— Lo leí después. Cuando conocí a Félix durante el rodaje, me regaló un ejemplar. Yo tenía 11 o 12 sesiones y estaba metido en vorágine. Dije: «Si me leo ahora la novela y empiezo a leer matices de mi personaje que creo que no están en lo que yo he concebido como tal de mi personaje, cortocircuitaré. Si me he equivocado, ¡nadie se enterará!» (ríe). ¡Una vez haya visto la película, sabré si he acertado o no!


¿Quién es Fernando Luengo?

— Es un tipo que se viste por los pies. Le gusta su trabajo, sin embargo, no deja que este le maneje. Es la mano derecha del personaje de Rodolfo Sancho, el protagonista. Forma parte del cuerpo de élite de la Policía que se dedica a investigar posibles atentados terroristas que pueden pasar en el país. Es un tío muy preparado, concienciado y comprometido con lo que hace.


¿Cómo te has preparado para hacer de policía?

— Observando a muchos policías. En este caso, es un tipo de policía que se aleja un poco del estereotipo que tenemos en España: gente barrigona que se infla a comer y no son capaces de hacer un sprint de 50 metros sin ahogarse. No. Él se aleja de todo eso. Basta con ver cualquier reportaje de la Policía en la tele convencional, las personas que trabajan allí son gente muy preparada que llevan un bagaje detrás muy importante.


¿Cuál ha sido el mayor reto de interpretar a tu personaje?

— ¡La contención! No pasarme. Hacerlo algo que respirase verdad y cotidianeidad. No hacer overacting, todo muy introspectivo, como pausado y a su tiempo. Sobre todo, sabiendo dónde estás y cuál es tu lugar en el rodaje.


El actor Javier Antón (cortesía)
El actor Javier Antón (cortesía)

¿Qué sensaciones crees que causará Fernando Luengo al público?

— Me conformo con que me toleren y que lo que haga no les chirríe o no les saque de lo que está pasando. Lo que me gustaría es que toleren mi presencia y cómo ejecuto.


¿Cómo ha sido para ti participar en un thriller después de estar tan vinculado con la comedia?

— ¡Un regalo! Uno siempre tiene dentro pensar que puedes hacer más cosas y a mí me asocian eminentemente con la comedia. Al final, caer en un trabajo que se sale totalmente de mi zona de confort es un regalazo, porque se esperan otras cosas de ti que no son las habituales. Es cierto que cuando ves un actor o actriz en otro género al que estás acostumbrado a verlo, te choca un poco al principio, pero una vez te acostumbras, te centras en la historia.


¿Cómo ha sido trabajar con Rodolfo Sancho?

— ¡Muy bien! Todo esto para mi fue un reto, esto de la contención e intentar hacer las cosas desde la verdad, pues él ya lo tiene de serie. Así que ha sido un training buenísimo con él. Es un tío muy cercano, muy «currela» y comprometido.


De izquierda a derecha: Javier Antón y Rodolfo Sancho (Instagram)
De izquierda a derecha: Javier Antón y Rodolfo Sancho (Instagram)

¿Qué ha sido lo más duro de rodar?

— A mí me gustan las cámaras más que a un tonto un lápiz. A pesar de que tenía que esperar, estábamos grabando en un hotel cerca de Barajas y era espectacular, para esperar era un sitio buenísimo. Me gusta tanto el rodaje como cuando estamos fuera de rodaje.


¿Qué tiene Delfines de plata que se diferencie del resto de thrillers españoles?

— Trata un tema bastante peliagudo que es el terrorismo de Boko Haram, quizás eso es lo que le diferencie.


¿Cómo surgió tu personaje el Jonan de Baraka?

— ¡Ha vuelto! Estamos en TikTok, en Instagram y en Youtube. Estaba como loco de entrar en lo digital. Tenía mi «propia televisión». Hace año y medio me puse con este proyecto y aquí estamos. Lo que más me gusta de este personaje es que es muy divertido. Viajar doce años atrás que es cuando empezó todo y todo era diversión y jodienda… Encima estoy con Diego Pérez, que es un amigo mío de hace más de 20 años. Llega un punto en tu vida en el que solo quieres trabajar con amigos.


De izquierda a derecha: Javier Antón y Diego Pérez (Instagram)
De izquierda a derecha: Javier Antón y Diego Pérez (Instagram)

Si tuvieses que elegir entre cine o teatro, ¿con cuál te quedarías? ¿Y comedia o thriller?

— Teatro y comedia. Me gustan mucho las cámaras y el rodaje, pero el directo es el directo y lo que este te da es inexplicable, es mágico y más aún cuando haces comedia. El público te marca el ritmo de tu comedia y es el cuarto personaje, pero es el personaje capital y me encanta que en la comedia se les tenga en cuenta.


¿Tienes futuros proyectos?

— Ahora estoy muy a saco con el Jonan de Baraka y, aparte, estoy montando un unipersonal, por no llamarlo monólogo, porque yo no sé hacer monólogos (ríe), que yo creo que estará en septiembre u octubre. Estoy volcado en esas dos cosas y se va a llamar Fulano de tal.


Tráiler


Tráiler de la película Delfines de plata (Filmax)

22 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page