top of page

Asier Rikarte: «Carmen Machi me enseñó la importancia de la escucha para actuar bien»


El actor Asier Rikarte (Instagram)
El actor Asier Rikarte (Instagram)


Belén Nebot / Claudia Peña. Castellón.



Asier Rikarte (Pamplona, 2000) es actor y se define como creador y artista. Su pasión por el mundo de la interpretación viene desde que era pequeño: «Recuerdo que me encerraba en mi cuarto y me pasaba horas disfrazándome, jugando, actuando… A cada hora venían mis padres para ver si estaba bien (ríe). ¡La faceta de interpretar siempre ha estado dentro de mí!», dice el actor. Con 14 años empezó la escuela de teatro en Pamplona y ahí pudo aprender «un montón». 


Además, el joven recuerda que la profesora que tenía era una persona «súper inteligente» que sabía mucho de teatro y que tenía una forma de enseñar muy clásica, pero muy buena. «Yo no vengo de una familia en la que haya habido actores, y esto a veces puede ser una dificultad a la hora de conseguir trabajos e incluso de ganarte un respeto en la industria. Me acuerdo que no hacía más que buscar castings por internet, hasta que tuve la oportunidad de hacer uno para una película que presentaba el Festival de Cine de San Sebastián en 2016. ¡Al final lo pasé! Fue mi primera experiencia profesional, y a raíz de eso me llevaron a más castings», cuenta Rikarte. 


La primera película en la que actuó por primera vez le encantó, aunque dice que tenía muchas dudas. Recuerda que como solo había actuado en teatro, la directora le decía que solía ser demasiado exagerado actuando. Esa experiencia fue muy enriquecedora para él.


Mañana es hoy 


Para la película Mañana es hoy, Asier Rikarte hizo muchas pruebas. Pensaba que le iban a coger, puesto que pasaba de prueba en prueba y veía bastante interés en el equipo de casting. Lamentablemente, un día le llamó su representante y le dijo que no le habían seleccionado. El joven expone: «En ese momento estaba estudiando en la Escuela Superior de Arte Dramático de Bilbao. Me frustré y lloré mucho. Para mi sorpresa, a los dos días me llamó mi representante diciéndome que al chico que habían cogido no había cuajado y que me querían ver para el ensayo general. ¡Hice el ensayo y me seleccionaron!», recuerda sonriente el actor. Al conocer la noticia reaccionó muy feliz, pero a la vez muy asustado porque nunca había hecho un trabajo tan importante. ¡Encima era un papel protagonista al lado de los grandes actores Carmen Machi y Javier Gutiérrez!


En esta película, Rikarte interpreta a Rodrigo, un chico de 16 años muy espontáneo, real, auténtico, agradable y gracioso. Para prepararse este personaje tenía muchas dudas porque era un personaje muy distinto a él: «Carmen Machi me dijo algo positivo que me he llevado muy adentro, y es que cuando interpretas un personaje desde tu persona, es más difícil manejarlo porque confundes las partes que te representan a ti y las del personaje. Pensé que como Rodrigo era una persona completamente diferente a mí, lo manejaría desde fuera. ¡Y eso hice!», explica el joven. 


De izquierda a derecha: Asier Rikarte, Carmen Machi, Antonia San Juan y Silvia Alonso (Instagram)
De izquierda a derecha: Asier Rikarte, Carmen Machi, Antonia San Juan y Silvia Abril (Instagram)

Un truco que le sirvió para prepararse su personaje fue fijarse en chicos que pensaba que podrían ser Rodrigo cuando salía de fiesta o a la calle. «Queda un poco de psicópata (ríe), pero observaba a chicos brutos de entre 16 y 18 años para estudiar cómo hablaban o se comportaban con sus amigos», expone Rikarte. 


Lo que más le gustó de trabajar en esta película fue «la capacidad de superación» que le dio, ya que muchas veces tuvieron que repetir escenas suyas porque no lograba llegar a la frase. Sin embargo, conectar con el personaje y ver que lo ha podido hacer es un punto positivo. Asimismo, el actor destaca la gran oportunidad de haber podido trabajar con personas tan importantes de la industria del cine y la televisión en España. Hicieron buena conexión entre actores de diferentes generaciones, «generación z y boomers». Le encantó conocer cosas que se hacían en los 90.


Algo que le gustó de trabajar con Carmen Machi y Javier Gutiérrez fue que sabían trabajar de forma muy eficaz. El joven explica que son personas que empalman los rodajes durante años, y que tienen un ritmo de trabajo tan acelerado que es como que «aprenden a dar lo que el personaje y la escena requieren de forma rápida». «¡Aprendí muchísimo de ellos! Carmen Machi me enseñó la importancia de la escucha para actuar lo mejor posible», expone Rikarte. Cuando trabajó con Maribel Verdú en la película Ola de crímenes también sintió presión, pero no la misma que en Mañana es hoy, ya que no era un personaje protagonista y requería otras exigencias.


Anécdota del rodaje




Asier Rikarte también ha participado en la sitcom Una familia absolutamente normal, dirigida por Brays Efe. Es una ficción que vuelve atrás en el tiempo, concretamente a los años 90, cuando no existía ninguna serie protagonizada por personajes queer. «Cuando hablamos de reivindicaciones políticas nos imaginamos un futuro, pero me parece muy original imaginar un pasado», dice el actor. A Rikarte le gustó mucho que durante el rodaje hubiera mucho respeto a la pluralidad y diversidad, «se respiraba el cuidado hacia los actores y todas las identidades». Fue un trabajo muy sincero. «Me encantó trabajar con Brays porque lo admiro un montón. Me imaginaba trabajar con él, ¡pero nunca ser dirigido por él!», expone el artista.


Conociendo a Rikarte más allá de la actuación


Respecto al género que más le gusta, reconoce que es la comedia. Le obliga a «hacer un trabajo muy fino y técnico». Rikarte afirma: «Cuando un guion de comedia está bien hecho, para mí es como una partitura. Tiene que estar muy fino y muy preciso para que se entienda todo bien. Hay gente que piensa que hacer comedia es fácil o que es muy espontáneo y natural, pero en realidad tienes que saber muy bien cómo hilar las frases y los momentos». A pesar de que la mayoría de sus trabajos son comedia, el actor reconoce que tiene ganas de trabajar en un drama algún día.


Para Rikarte, lo mejor de rodar es conocer a todo el equipo y aprender de sus compañeros. «Cada día de rodaje es un reto. Por mucho que tengas tu papel preparado o hayas ensayado, siempre hay imprevistos», explica el actor. Además, se considera una persona insegura e indecisa en muchos aspectos, y la inmediatez que ocurre a veces en los rodajes le hace ganar seguridad en sí mismo, ya que afronta mil retos que pensaba que no podría hacer. Rodar le hace evolucionar personalmente.


El ballroom


El ballroom es un estilo de baile que viene de una cultura underground, de cierta manera. Se creó por las mujeres trans negras entre los años 70 y 80 en Nueva York. Varias familias compiten entre ellas en distintas categorías. «Empecé a formar parte de esta cultura a los 18 años. Un día, un chico de Pamplona me vio bailando en una discoteca y me dijo que estaba haciendo ballroom. ¡Él me animó a formar parte de su casa y a explotar esta faceta artística!», cuenta Rikarte. Este baile influye mucho en su trabajo artístico, ya que le enseña mucho a conocerse y a tener confianza y autoestima. Siente que cuando baila, está actuando.


Asier Rikarte practicando ballroom (Instagram)
Asier Rikarte practicando ballroom (Instagram)

Futuros proyectos


Asier Rikarte afirma que tiene varios proyectos relacionados con el mundo del cine y la televisión por confirmar, y si al final salen adelante, serán «muy guays». Así que, de momento, quedamos a la espera y pendientes a sus redes sociales para conocer qué le deparará el futuro laboral al actor.



Mira aquí el tráiler de Mañana es hoy:



Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page