top of page

Andrea Valls: «Podría mostrar un cuerpo perfecto en redes, pero no quiero»

Actualizado: 12 sept 2023


Andrea Valls (cortesía)
Andrea Valls (cortesía)


Belén Nebot / Claudia Peña. Castellón.


Andrea Valls (Castellón de la Plana, 2002) es una joven que estudia para ser maestra de Educación Física y es entrenadora personal. Le encanta hacer deporte y difunde contenido fitness en Instagram y TikTok. Hace poco tiempo le detectaron SIBO, que es el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado, y está en proceso de recuperación.


La chica es embajadora de MyProtein España. Es muy enérgica, se presenta positiva ante las adversidades que se encuentra en el camino y le gusta compartir en redes sociales su experiencia haciendo deporte y con el SIBO.


Conociendo a Andrea


¿Por qué decidiste empezar en el mundo del fitness?

— Lo veo como algo tan inmenso… Cuando estaba en Bachillerato, con tanta ansiedad y estrés que causa ese curso, necesitaba moverme. Una amiga me animó a apuntarme con ella, y eso hice. Al principio hice muchas cosas mal, no sabía nada de entrenamientos ni alimentación. Con el tiempo, empecé a ir sola, a informarme y a rodearme de gente que le gusta este mundillo. Hace cuatro años de esto. ¡Ahora estoy muy metida en el tema!


¿Qué estudios tienes acerca del deporte?

— Estoy estudiando para ser maestra de Educación Física y, además, tengo un curso de entrenadora personal. Aunque, realmente, si tengo que decir de dónde viene mi conocimiento, es desde la experiencia. He aprendido mucho más rodeándome de estas personas, aprendiendo y fallando.


¿Por qué empezaste a divulgar contenido fitness en redes?

— Al principio lo subía haciendo un poco el payaso porque pensaba que no lo iba a ver nadie (ríe). Cuando vi que un vídeo se viralizó un poco más, me llegaron mensajes de chicas a Instagram diciéndome que les había motivado mucho. Entonces, me planteé seguir subiendo vídeos, ¡porque motivar a la gente está muy guay! A mí nadie me motivó cuando empecé, ¡y si pudiera ayudar a algunas personas estaría estupendo! Empecé en enero del año pasado y me gustó enfocarlo de esa manera. No fue pensado, fue poco a poco y no sabía para dónde iba, la verdad.


La importancia del body positivity


Haces mucho contenido de body positivity, ¿por qué crees que es tan importante mostrar la realidad que hay detrás del postureo en redes sociales?

— Yo al principio también fui una persona que le afectaba mucho ver todo perfecto detrás de la pantalla. Me comparaba mucho con otras chicas. Con los cambios que vivo en primera persona y al hablar con personas que también están en este proceso, aprendes que nadie tiene un cuerpo perfecto. Tu cuerpo cambia. Podría mostrar un cuerpo perfecto en redes, pero no quiero. ¿Qué consigo? Hacer sentir mal a la gente como me hicieron sentir a mí. Soy partidaria de mostrar naturalidad. Que cada uno haga lo que quiera con su cuenta, pero creo que yendo por este camino ayudo más a las personas y me siento más yo.


«No voy a intentar dar una imagen que no soy. Me parece súper importante eso»

Andrea Valls mostrando cómo cambia su cuerpo con el SIBO (cortesía)
Andrea Valls mostrando cómo cambia su cuerpo con el SIBO (cortesía)

¿Por qué crees que asusta mostrarse natural en redes? Sobre todo a las mujeres.

— Creo que por la presión social. Realmente, cuando quieres subir un post a Instagram, quieres salir lo mejor posible, eso está claro. No queremos vernos mal. Pienso que la sociedad hace mucho porque no estamos acostumbrados a ver la realidad, siempre intentamos aparentar algo que no somos.


¿Qué opinas del prototipo de cuerpo que se asocia a las chicas fitness?

— Al ser entrenadora personal, muchas chicas me dicen que quieren tener un buen cuerpo. Entonces, yo les pregunto: «¿qué es un buen cuerpo?» Porque no hay ninguno malo. Ahí me contestan que quieren estar más delgadas, fuertes pero no muy grandes… Y me mandan fotos de otras chicas delgaditas que aparentan estar fuertes. Hay mucho mito y mucha desinformación. Una mujer no se puede poder como un hombre porque no tenemos los mismos niveles de testosterona y hay otros factores que influyen. Pienso que queda mucho por cambiar en cuanto a la mentalidad de algunas personas. Además, hoy en día pasamos mucho tiempo a través de la pantalla y eso te termina condicionando un poco como persona. Si hay algo que te causa ansiedad, que no te gusta o que te desanime, deja de seguir a esa persona porque no te renta. Es mucho el tiempo que pasas viendo a una persona que a lo mejor te está mintiendo porque no tiene ese cuerpo, puede influir que use photoshop, la pose, la luz…. Quizá nunca puedas tener esa cinturita porque eso también tiene que ver con la constitución ósea de nuestro cuerpo. Hay que seguir a personas que realmente impulsen de manera sana a hacer las cosas bien.


Los problemas de tener SIBO


¿Cuándo te detectaron SIBO?

— De pequeña siempre he tenido alguna que otra gastroenteritis y los nervios me van a la barriga, pero hace dos años los problemas gastrointestinales ya eran algo más repetitivos. Empecé a hacerme pruebas de intolerancias y pasé la Helicobacter Pylori. Me iban curando esas cosillas, pero yo seguía igual. Nunca encontrábamos qué era realmente. Hasta este verano no me habían detectado que era SIBO y lo que tenía estaba todo relacionado. Es un sobrecrecimiento bacteriano, es decir, tienes bacterias en el intestino delgado que deberían estar en el intestino grueso, por lo que los alimentos fermentan de manera diferente y te sale esta sintomatología. Ahora estoy en tratamiento, pero es un proceso lento. Me afectó mucho en cuanto al físico porque yo al fin y al cabo persigo la ganancia de masa muscular, y es un proceso que me cuesta mucho. De repente, ver que por culpa del SIBO perdía mucho peso, no podía hacer nada para controlarlo, perdía energía… Me afectó mucho mentalmente. A nivel físico tengo una dieta estricta y no lo paso tan mal. Podría vivir así, si me aseguras que al salir de casa puedo disfrutar con mis amigos.


Andrea Valls entrenando (cortesía)
Andrea Valls entrenando (cortesía)

¿Qué intolerancias tienes?

— El SIBO me provoca intolerancia al gluten, a la lactosa, a la fructosa y a una larga lista de alimentos que tampoco puedo comer. Me dieron por celiaca porque he estado con muchos digestivos que me diagnosticaron varias cosas: colon irritable, celiaquía, TCA, ansiedad, depresión… ¡No sabían qué hacer conmigo! Lo del SIBO es un poco nuevo y hay profesionales que no están actualizados, por eso iba de oca en oca.


¿Cómo llevas la dieta?

— ¡Es un rollo! En casa lo gestiono muy bien, el problema es al salir porque voy a cualquier restaurante y, al ver la carta, sólo puedo tomar una infusión. Ni siquiera pollo a la plancha porque si está cocinado con un aceite con verduras o de lo que sea, ya no lo puedo comer. ¡Es muy tiquismiquis esto! Recomiendo mucho ir a un nutricionista para que te guíe porque cada persona es un mundo.


¿Has necesitado ayuda psicológica?

— Sí, porque necesito asumir y aceptar. El SIBO es la consecuencia y lo que hay que encontrar es la causa. Puede ser el exceso de estrés, la Helicobacter que pasé, antibióticos… Mi nutricionista me detectó que lo que más me afecta es el estrés. Entonces, entro en bucle porque estar nerviosa me provoca SIBO y estar con SIBO me provoca estrés. De hecho, me dijeron que tuviera cuidado porque estaba a punto de desarrollar un TCA. Dejé de comer el año pasado porque me sentaba mal. Perdí mucho peso. Cuando he salido, he acabado muchas veces en Urgencias, no es que tenga un poco de malestar. Fui a Barcelona hace unos días y me preguntaba a qué hospital podría ir si me pasaba algo. Es triste, pero cuando hago la maleta la ropa es lo último que miro. Tengo fichados restaurantes, supermercados, hospitales… Si se trabaja la ansiedad, debería ir más tranquila porque ahora los síntomas los tengo mucho mejor y si sigo esta dieta me siento bien. Es el miedo, el «¿y si?».


«Es importante trabajar a nivel mental para llevarlo mejor»

¿En qué te afecta a la hora de entrenar?

— Me causa fatiga. Ahora no porque estoy con suplementación y la dieta poco a poco me hace sentir bien. Antes no absorbía ningún nutriente, me levantaba y me mareaba. No podía acabar ningún entrenamiento porque me entraban náuseas… Te sale la sintomatología al mínimo esfuerzo. ¡Por suerte, ahora este tema lo estoy llevando mejor!


¿Conoces las fases del SIBO?

— Sí. Hay varias fases de recuperación. Primero está la del diagnóstico, luego la dieta baja en FODMAP y la reintroducción. No he llegado a la última aún, hace unas semanas íbamos con esa idea, pero los síntomas no me lo permitieron. Consiste en reintroducir el sorbitol y legumbres en pequeñas cantidades. Como no he pasado por ese proceso, no puedo decir exactamente cómo es, pero consiste en reintroducir alimentos que no tolerabas para ver si poco a poco los vas tolerando. Lo último de todo sería la fase en la que te curas. Yo aún estoy en la primera, que es la dieta estricta y echar ojo a lo que como registrando todas las comidas y las horas para ver qué me ha podido sentar mal. También hago ayuno intermitente entre 12 y 14 horas de noche, que sirve para matar el exceso de bacterias, hablando de manera informal.


Andrea Valls (cortesía)
Andrea Valls (cortesía)

¿Sientes presión por tener que salir siempre “natural” al enseñar muchas veces cómo cambia tu cuerpo por el SIBO?

— La verdad que no. Por suerte, tengo muy buena comunidad, la mayoría son chicas y muchas tristemente también sufren problemas digestivos entonces me lo agradecen y en ningún momento he tenido inseguridad. Hace muchos años sí que podría haber tenido pero veo muy importante que la gente se conciencie sobre los cambios que sufre nuestro cuerpo.


¿Recibes hate o han opinado de tu cuerpo sin venir a cuento? ¿Cómo lo has sobrellevado?

— Del tema barriga por suerte no, del tema culo si. Yo cuando perdí peso pues perdí de todas partes obviamente. Hay mucha creencia de que un buen entrenador tiene que tener un cuerpazo porque si no no es un buen entrenador. Entonces perdí mucho peso y músculo también y me acuerdo de un vídeo que subí enseñando una técnica de un ejercicio de peso muerto, se hizo viral y no faltaron comentarios como: «primero enséñanos los resultados», «como nos vas a enseñar eso si no tienes culo», etc. Pero no me afectó porque hablan de algo que no saben. Por suerte el hate no me afecta.


¿Qué le dirías a esas chicas que tienen miedo de ir al gimnasio las primeras veces?

— Es muy típico al principio, a todos nos pasa. Yo recuerdo que a mi me daba mucha vergüenza que me viesen y siempre me ponía en una esquina pero un día cerré los ojos y dije «hacia delante» y me corrigieron porque lo hice mal, pero de eso se trata, que te corrijan porque nadie nace sabiendo. Todo el mundo que está en la sala, ha sido principiante. No te tiene que dar vergüenza pedir ayuda a los monitores o a quien sea. Les diría que cierren los ojos, que pongan su música favorita y un outfit y que no se lo piensen dos veces.


Proyecto Éclat


¿Qué tiene Éclat que se diferencie de otros programas de otros entrenadores?

Éclat es un proyecto, un programa donde ofrecemos entrenamiento y nutrición especializado en la microbiota. Esto empezó con la intención de ayudar, después de mi experiencia, pensé que yo tenía que ayudar a las personas como fuese. Al principio no me animaba porque me daba vergüenza y estaba insegura de iniciar el proyecto. Mi pareja me animó y me dijo que empezase ya y que no me lo pensase, y por suerte ha ido bien. Estoy ayudando un montón a las chicas, me gusta mucho el feedback que hay, nos llevamos muy bien entre nosotras, hay muy buen rollo. Pero empecé a pasar por todos los problemas digestivos y al contarlo, me llegaban muchos mensajes de chicas contándome los suyos y me preguntaban qué podían hacer o que podían comer pero yo no les podía ayudar. Y entonces decidí empezar a trabajar con una nutricionista especializada en la microbiota y fue la mejor decisión porque podemos ayudar a muchas chicas. Entonces lo que hacemos es trabajar el tema del entrenamiento y es una forma que estén trabajando y mejorando todos los aspectos de su vida. Este programa se caracteriza por eso, estamos enfocadas en el nicho de ayudar a chicas con problemas digestivos, que puedan conseguir un objetivo físico porque sí se puede.


Andrea Valls (cortesía)
Andrea Valls (cortesía)

40 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page